Nuevos canales, nuevos dispositivos, nuevas generaciones… la tecnología ha cambiado y los usuarios no se quedan atrás. Para muestra, no tenemos más que echar un vistazo a las estadísticas de números de usuarios de smartphones en nuestro país o, simplemente, repasar nuestra rutina diaria de uso de dispositivos electrónicos para darnos cuenta de que ya no nos comunicamos como antes.
Las empresas deben adaptar sus estrategias de Marketing a esta realidad planteando nuevos procesos que estén más alineados con las expectativas y hábitos de los clientes. En este post, queremos hacer referencia a esta realidad dando visibilidad a 5 posibles integraciones de la contratación electrónica sobre diversos canales:

  • Apps: Cada vez más habituales, las Apps se han convertido en un canal de comunicación fundamental para las empresas en los últimos años. En muchos casos tienen una función meramente informativa, pero la tendencia es que cada vez tengan un uso más comercial, llegando a convertirse en un canal de venta más. Si bien esto ya está ocurriendo en muchas áreas, hay otros sectores en los que por diversas contingencias de tipo legal o comercial su uso no está contemplado para esta finalidad, es precisamente en este punto donde entran en juego los servicios de contratación digital como pieza clave sobre la que construir estos nuevos canales.

 

  • Contratación Web: Es un caso similiar al anterior pero construido sobre otra plataforma. Los canales digitales son cada vez más populares y su utilización está cada vez más presente en las estrategias comerciales de las empresas. El caso de la contratación a través de la web es más frecuente (brokers online, seguros, banca…) y es una muestra de la versatilidad que ofrecen los canales digitales para dar respuesta a los requisitos legales más exigentes.

 

  • Telefónico: Muy presente como plataforma de soporte, la contratación digital aplicada al canal telefónico es un componente operativo que aumenta la agilidad en los procesos de contratación y reduce el coste operativo.

 

  • Presencial en Punto de Venta: La firma digital y la contratación electrónica puede aplicarse a los canales más tradicionales empleando para ello una plataforma como la tablet o smartphone. Agilidad, reducción de costes y seguridad e imagen de marca son sólo algunos de los beneficios que reporta su utilización.

 

  • RRSS: ¿Será el próximo paso? Las redes sociales son sin duda uno de los canales más utilizados a nivel global y un “diamante en bruto” que aún tiene mucho que aportar a la industria del marketing. No resulta extraño plantear que pronto se conviertan en un nuevo canal para alcanzar a la esquiva Generación Z

Como podemos ver, las posibilidades de integración son tantas como los diferentes canales que existen. El reto, consiste en saber utilizarlos convenientemente para llegar al público construyendo la experiencia de clientes que se pretende lograr. Para esto, debemos entender que la tecnología no debe entenderse como un fin en si mismo, sino como una herramienta para lograr un objetivo, en este caso, llegar a un nuevo cliente digital.