Cuando hablamos de biometría o, más concretamente, la «autentificación biométrica» o «biometría informática», hacemos referencia a la aplicación de técnicas matemáticas y estadísticas sobre los rasgos físicos o de conducta de un individuo, para su autentificación, es decir, «verificar» su identidad.

Actualmente, se aplican varias formas de biometría más allá de la (ya clásica) huella dactilar, para llegar a extremos mucho más sofisticados y seguros, por ejemplo, los patrones de venas que recorren la mano o el reconocimiento del iris. Veamos algunos ejemplos.

Aplicaciones de la Biometría

Las aplicaciones de la biometría están relacionadas principalmente con la identificación de personas y autentificación de identidades en diversos tipo de situaciones:

  • Controles de acceso en oficinas: en determinados entornos que requieren de medidas de seguridad y control, como las oficinas. La identificación biométrica está implementándose progresivamente y está teniendo una gran acogida por parte, tanto de usuarios, como de empleados. El proceso de autentificación es más sencillo y ágil mientras que las empresas ganan en seguridad y control.

 

  • Entornos de trabajo duros: como estaciones de prospección petrolífera o industrias, son lugares en los que por seguridad hay que llevar ropa protectora (como guantes o cascos). En estas situaciones, se emplean sistemas de identificación biométrica específicos que no requieren prescindir de estas prendas, por ejemplo, el reconocimiento vascular.

 

  • Seguridad ciudadana: El ejemplo más reciente que se ha publicado es acerca de sistemas de reconocimiento facial instalados en geografías urbanas para poder identificar a los agresores en distintas situaciones.

 

  • Pago electrónico: Los smartphones más modernos, incorporan lectores de huella .Estos sistemas, permiten que los usuarios puedan interactuar con sus terminales para diversas funciones, como realizar pagos, utilizando la huella de sus dedos.

 

¿Qué aporta la biometría en los procesos de pago?

En cuanto a los procesos de pago, la identificación biometrica es la respuesta a las necesidades de garantía a la hora de acreditar la identidad de una persona.

Un claro ejemplo es cuando un usuario desea abrir una cuenta bancaria o suscribir un préstamo. En ambos casos, se requiere que la persona se identifique para evitar cualquier tipo de fraude o suplantación de identidad. En este sentido, la biometria ofrece muchas posibilidades, tanto desde el punto de vista de la seguridad, como el del desarrollo de nuevos canales y experiencia de clientes.

 

  • Seguridad: combinados con procesos de reconocimiento de documentación dinámica (dni, pasaporte… etc) la identificación biometrica de un cliente puede garantizar que no existe ningún tipo de fraude o error en durante un proceso de contratación electrónica.

 

  • Nuevos canales: en banca y seguros, desarrollar nuevas formas de comunicarse con clientes es fundamental para competir en él.Para las nuevas generaciones, que son objetivo de esta estrategia, contar con un canal digital es imprescindible. La identificación biometrica es, en este caso, la respuesta que la tecnología puede dar a los requerimientos legales en cuanto a identificación a través de canales digitales en este campo.

 

  • Experiencia de cliente: facilita procesos más ágiles, rápidos y seguros. En general, cualquier mejora tecnológica puede favorecerlo y en particular, la identificación biometrica aplicada a canales de pago puede resultar diferencial.

 

Conclusiones

La biometria tiene un gran potencial en procesos de negocio y gestión de muchos ámbitos. Si bien ya lleva tiempo explotándose y estamos más o menos familiarizados con ella, aun queda mucho que explotar.

Centrándonos en procesos aplicados a sectores de banca y seguros, sin duda, la autentificación e identificación de personas tiene mucho peso en el área de relación con clientes, particularmente, en procesos de contratación, haciéndolos más ágiles y seguros, simplificándolos y generando una mejor experiencia de cliente.