Durante los últimos años, hemos oído hablar mucho sobre blockchain, sus posibilidades y aplicaciones pero… ¿Qué es exactamente y que lo hace diferente a otros sistemas o estructuras de datos?

Te lo explicamos en el siguiente post donde daremos respuesta a estas preguntas resumiendo qué es y qué es lo que caracteriza a esta tecnología.

Blockchain es una red descentralizada, distribuida y digital capaz de servir como un directorio de almacenamiento de información sustentado y mantenido por una comunidad de usuarios. Sus características fundamentales son:

 

  1. Opera a tiempo real:registrando los diferentes tipos de transacciones prácticamente al instante (aunque esto dependerá de la cadena en particular de la que estemos hablando), eliminando la fricción y reduciendo riesgos derivados de transacciones.

 

  1. Disponibilidad: al ser un número grande de usuarios los que comparten la blockchain, la disponibilidad del sistema es prácticamente del 100% del tiempo y muy segura frente a ataques o alteraciones de datos en base al principio de información

 

  1. Transparencia: al quedar todas las transacciones registradas en la cadena, todos los participantes tienen acceso a ella. Esto es ideal de cara a la realización de auditorías u otros procedimientos de control. Si bien este punto puede entrar en conflicto con la privacidad de los intercambios de información, no tiene por qué ser así, ya que el cifrado de información siempre puede estar presente durante el proceso.

 

  1. Inmutabilidad/inviolabilidad: dada su configuración de red distribuida y la propia arquitectura de la cadena de bloques, es prácticamente imposible que se produzcan alteraciones no detectables en la misma.

 

  1. Digital: a día de hoy, que prácticamente todo puede ser registrado o existe de forma digital, la utilidad y el potencial del blockchain es prácticamente infinito.

De estas características podemos extraer que blockchain tendrá una gran aplicación en mercados que requieran de una gran seguridad y transparencia, como por ejemplo, el sistema financiero, seguridad civil y actividades relacionadas con la logística y trazabilidad de productos.

En cualquier caso, se trata de una tecnología emergente con aún mucho camino por recorrer. Si bien ya se ha visto su utilidad a muchos niveles; con ejemplos tan notorios como el bitcoin y demás criptomonedas, debemos tener presente que el potencial del blockchain no se limita solo a este entorno. Como con otras tecnologías ,que en su día también fueron “jóvenes”, debemos dejarles tiempo para madurar y evolucionar con el fin de poder desarrollar todo su potencial.

Tú que piensas, ¿crees que blockchain será el idioma en el que se escriban las economías del futuro?