Casi la mitad de las empresas que conocemos hoy en día dejarán de existir en un plazo de 5 años debido a que no habrán sido capaces de ofrecer soluciones digitales óptimas y eficaces para sus clientes. Porque son éstos los que demandan, cada vez en mayor medida, herramientas que simplifiquen procesos y actividades cotidianas. La mayoría de viajeros han dejado atrás los billetes impresos y han optado por el formato passbook. Las consultas bancarias han migrado de la oficina a la aplicación móvil. En definitiva, la sociedad se digitaliza.

La era digital trae consigo implícita la adaptación del entorno a los nuevos hábitos de consumo y comportamiento de los consumidores. En este contexto, Digitel TS se sumerge de lleno en esta corriente, denominada transformación digital, y aporta soluciones que agilizan y dotan de mayor comodidad a necesidades complejas de la empresa como la comercialización de productos de contratación online.

Una de las soluciones que mejor ejemplifica la adaptación del entorno a las demandas de los usuarios es la firma electrónica. Las gestiones necesarias de firmas, como los contratos digitales, precisan de una solución que se ajuste a ese avance tecnológico. La firma electrónica responde a las demandas ya comentadas, agilidad y comodidad, porque permite a los usuarios formalizar contratos desde cualquier lugar, sin esperas ni desplazamientos.

Del mismo modo, los servicios de video llamada son una solución que aportan validez jurídica a los procesos en el ámbito de las contrataciones digitales. Los clientes pueden realizar sesiones de videoconferencias con los usuarios finales bien desde web o dispositivos móviles. Las videoconferencias resultantes se firman electrónicamente y se les pone un sello de tiempo de forma que el proceso queda certificado por medio de una evidencia de tiempo.

Ambas soluciones, firma electrónica y video llamada, tienen por objetivo poner a disposición del usuario la documentación contractual de forma inmediata, ayudar al control de fraudes y simplificar las tareas de los equipos de backoffice. Todo ello contribuyendo al desarrollo sostenible del medioambiente ya que se suprime la utilización de papel.