Legal Technology, o LEGALTECH es el término que hace referencia a toda tecnología y software empleado para proporcionar servicios jurídicos, generalmente utilizando para ello medios digitales.  Al igual que otras vertientes tecnológicas, como Fintech e Insurtech, Legaltech es cada vez más asociada con empresas que apuestan por la innovación en lo que antes era una línea de negocio tradicional.
La existencia de este tipo de empresas representa, para muchos, un punto de inflexión en el sector, abriendo la veda a una revolución tecnológica para los próximos años. Sin embargo, la irrupción en el mercado de estos nuevos actores no debe entenderse como una amenaza para los prestadores de servicios tradicionales, sino más bien como una forma de crecer y construir sinergias.
Como en otros casos que ya conocemos, esta fusión de tecnología y sectores tradicionales ha traído consigo un incremento en las opciones que el mercado puede ofrecer a los clientes, particularmente a aquellos pertenecientes a nuevas generaciones para los que factores como movilidad y canales digitales puede ser un valor diferencial.
En el caso concreto de los servicios legales, podemos plantear aportaciones, sobre todo, en lo que a flexibilidad en el servicio se refiere. Particularmente, centrando el tiro en la contratación, que es la parte que nos toca, estamos hablando de la apertura de nuevas formas, mucho más ágiles, para llevar a cabo la realización de contratos con la misma seguridad jurídica que nos proporcionaban los medios tradicionales.
¿Cómo hacerlo? ¿Qué tecnologías y procesos están detrás? Esta es sin duda la pregunta del millón que cada empresa responderá a su manera pero por nuestra parte, enfocamos la transformación bajo estas 3 premisas:

  • Certificación y sellado de tiempo: Un documento certificado es aquel en el que se garantiza su inviolabilidad. Si además, incluye un sello de tiempo, podemos evidenciar el momento exacto en el que este documento ha sido emitido o firmado, constituyendo una garantía jurídica de cara a demostrar su validez, en el caso de que se trate de un contrato o cualquier otro tipo de documento.

 

  • Blockchain: El archiconocido Blockchain es, en pocas palabras, una tecnología diseñada para mantener la integridad de la información distribuyendo ésta en varios nodos y exigiendo una validación de la misma también a un número indefinido de estos. En un futuro no muy lejano, teniendo en cuenta la gran cantidad de dispositivos con capacidad de procesamiento que existen, esta tecnología quizá se convierta en el paradigma de la seguridad en red.

 

  • Biometría: Ya existen varios ejemplos de identificación de personas en base a parámetros biométricos en el mundo, algunos incluso revestidos de cierta polémica… Pero siendo francos, la identificación biométrica es por definición la manera más segura de identificación. Teóricamente, nadie podría imitar determinados datos biométricos de una persona.

En un sector como es el legal, la identificación y la seguridad son puntos fundamentales para la transformación del sector. Una transformación que cada vez se vislumbra más inmediata y que los usuarios esperan impacientes. ¿Será 2018 el año de la transformación del sector legal?