Gracias a los avances de la digitalización y el auge de las tendencias “mobile”, estamos viviendo una época de transformación digital en las empresas que buscan, entre otras cosas, estar más cerca de un cliente cada vez más conectado.

Como introducción, este vídeo nos pone en situación explicando las áreas clave que toca la transformación digital:

Para entender la razón que subyace a esta transformación, debemos hacer hincapié en el cambio generacional que estamos experimentando.

Qué buscan las nuevas generaciones de clientes a la hora de relacionarse con las empresas es quizá la pregunta que más se hacen los departamentos comerciales de muchas marcas. Sin embargo, lo que si que podemos afirmar a ciencia cierta es que de la misma forma en que los dispositivos móviles y las tecnologías inalámbricas han experimentando un gran incremento en su uso durante la última década, las tecnologías que se apoyan sobre ellas están destinadas a compartir su éxito.

Desde un punto de vista estratégico, esta transición al mundo digital representa, a la vez, un reto y una oportunidad para las empresas. Veamos los porqués:

Retos que plantea la transformación digital

  • Procesos de trabajo: modificar o suprimir determinados procesos de trabajo, incluso cuando estos cambios se traducen en mejoras y ahorros, siempre genera una oposición y cierto esfuerzo en cuanto a reorganización y gestión internas.

 

  • Cultura de corporativa: Cada organización tiene su propia cultura y señas de identidad que se encuentran presentes en su forma de trabajar y actuar en general. Si esta cultura no está alineada con el fenómeno de la transformación digital estaremos ante un reto que toca a toda la organización.

 

  • Paradigmas de la organización: Cambiar algo que lleva años desarrollándose de la misma manera es algo tremendamente difícil. Especialmente, cuando se tocan temas que dependen de alguien que ostenta un determinado rol de influencia en la organización. La transformación digital exige en muchos casos de un cambio de mentalidad en la organización y romper con estos paradigmas de épocas pasadas.

 

Oportunidades de la transformación digital

  • Optimización de costes operativos: La digitalización de los procesos de relación con clientes y venta conlleva un evidente ahorro en los costes que suponen determinadas tareas. Sin duda, una importante llave para ganar distancia a nuestros competidores.

 

  • Mayor alcance comercial: Una de las principales propuestas de valor de la transformación digital es el aumento de la capacidad comercial que brinda a las empresas. A través de soluciones de contratación electrónica podemos llegar a nuestros clientes independiente de dónde se encuentren. Una forma muy realizable de alcanzar nuevos mercados geográficos.

 

  • Más canales para llegar a las nuevas generaciones de clientes: Si las nuevas generaciones de clientes son nativos digitales, es lógico pensar que buscaran y contratarán servicios de empresas a través de estos canales. Precisamente, esta es una de las piezas fundamentales sobre las que se edifica la transformación digital, la relación con clientes. En este sentido, empresas como www.madisonmk.com proveen de este tipo de servicios a sus clientes en multitud de áreas de acción.

 

  • Mejor experiencia de cliente como oportunidad para la fidelización: La experiencia de cliente es quizá la piedra angular para ser competitivos en mercados maduros y uno de los criterios que más consideran los clientes a la hora de la compra. No obstante, la experiencia del cliente no es algo que se limite a las primeras fases de desarrollo de los clientes, sino que se extiende mucho más allá llegando (y con mucha relevancia) a las fases de post venta y fidelización de clientes.

 

Conclusiones

Sin duda, la transición de un modelo tradicional a un modelo digital puede suponer un esfuerzo en el corto plazo, sobre todo en aquellos casos en los que nos encontramos ante una organización que “ha perdido el tren” ya hace años y ahora se encuentra ante lo que piensa que es un abismo insalvable, pero nada más lejos de la realidad.

 

La transformación digital es un proceso que debe suponer siempre un beneficio en el medio y largo plazo, pero sobre todo, debe entenderse como una oportunidad para fortalecer la posición competitiva de la empresa partiendo de las capacidades de la empresa.

 

El resultado de un proceso de transformación digital es precisamente la generación (o potenciación) de capacidades nuevas o preexistentes en las organizaciones con el objetivo de que estas sean más competitivas en sus mercados. En última instancia, la transformación digital es un proceso de fortalecimiento de la empresa. Una oportunidad que las empresas no pueden dejar pasar