El pasado 22 de julio, la Asociación Española de Fintech e Insurtech (AEFI), de la cual Digitel TS es socio, junto con la Asociación de Usuario Financiero se reunieron para hablar sobre el Sanbox, la Ley de Transformación Digital del Sector Financiero. Durante este encuentro ambas asociaciones han explicado el importante peso que ha tomado el usuario financiero en el sector y cómo un Sandbox regulatorio podría beneficiar al usuario.

Un evento en el que también se dieron cita DGSFP, CNMV y Banco de España, lo tres supervisores implicados en la puesta en marcha del Sandbox español. Quienes fueron los protagonistas de la primera mesa redonda dedicada a los organismo públicos, representados por Ana García Barona, responsable de Regulación, Subdirección General de Seguros Regulación y Relaciones Internacionales de la DGS; Francisco del Olmo, subdirector responsable de Fintech y Ciberseguridad, Departamento de Estrategia e Innovación, Dirección General de Política Estratégica y Asuntos Internacionales de la CNMV; y Sergio Gorjón, Responsable de la Unidad de Nuevos Proveedores y Regulación, Banco de España, siendo moderada por Jaime Bofill, socio de Hogan Lovells.

Todos los ponentes, destacaron la necesidad de que el nuevo Gobierno tenga claro que esta medida del Sandbox es prioritaria y habrá que ponerla en marccha cuanto antes. Y, coincidieron en que el Sandbox se ha diseñado para crear condiciones seguras en las que puedan probarse innovaciones tecnológicas con máximas garantías para todos los participantes en el proceso, especialmente para el cliente final.  Además, hicieron hincapié en la necesidad, en este proyecto, de la protección del consumidor, que garantice el beneficio del cliente y que no tenga riesgo financiero para él.

Acto seguido, la segunda mesa redonda contó con la participación de los presidentes de las dos asociaciones organizadoras de este encuentro, Rodrigo García de la Cruz,presidente de la AEFI y Patricia Suárez, presidenta de ASUFIN, quienes dialogaron sobre el impacto que tendrá el Sandbox para los consumidores desde el punto de vista de estas dos asociaciones.

En su intervención, Rodrigo García de la Cruz destacó que “el Sandbox incluye una serie de garantías para proteger a los potenciales usuarios de los servicios digitales y al ser un entorno regulado por los supervisores financieros».

AEFI considera que el Sandbox es esencial para aumentar y mejorar la competencia y, a la vez, actualizar la regulación existente en lo relativo a la creación de empresas innovadoras en el sector financiero y la protección de clientes.

Por su parte, Patricia Suárez señalo que “las fintech suponen una oportunidad para que el sistema financiero avance, pero tenemos que estar pendientes de que no se cometan errores del pasado”. Desde ASUFIN destacaron que “el Sandbox podría facilitar ese progreso, pero como consumidores tenemos que participar en el desarrollo del marco regulatorio para minimizar los riesgos y que quede perfectamente delimitada”

Las dos asociaciones estuvieron de acuerdo en que su objetivo es que la lentitud legislativa y regulatoria no choque con la velocidad del sector FINTECH y no se relaje en la protección de los derechos de los consumidores.

De acuerdo con cálculos de AEFI, en apenas dos años de funcionamiento, el Sandbox podría generar 5.000 puestos de trabajo e inyectaría 1.000 millones de euros de inversión en el mercado español.

El Sandbox siempre será positivo siempre que este orientado al consumidor.