La transformación digital ha llegado al sector inmobiliario. Hoy podemos hablar de que tanto por la profesionalización como por la digitalización. Dentro de este sector han surgido nuevos modelos de negocio.

En este post haremos hincapié de dos casos que reflejan esta realidad así como a las herramientas clave para continuar avanzando hacia la transformación digital de manera exitosa: el caso de Altamira, el servicer inmobiliario que gracias a la aplicación de soluciones tecnológicas ha logrado potenciar su negocio y, por otro lado, el fenómeno de las Proptech, las nuevas empresas tecnológicas enfocadas en el sector del Real State.

Caso Altamira

Hace unos meses, el servicer Altamira lanzaba a su propia plataforma de gestión de activos inmobiliarios como respuesta a la necesidad de facilitar el trabajo de los APIs (Agentes de la Propiedad Inmobiliaria) que reclama el sector.

Esta plataforma permitió agilizar notablemente los trámites burocráticos necesarios para formalizar transacciones inmobiliarias. A través de ella los agentes pueden subir fotografías de los inmuebles, adjuntar la documentación del cliente o firmar digitalmente el contrato de compraventa, entre otras gestiones.

Se trata de tres grandes logros: Gestionar todos los activos desde una única plataforma, agilizar los procesos de comercialización y permitir el trabajo desde varios dispositivos, que han podido llevar a cabo gracias a la aplicación de una capa tecnológica sobre los procesos de negocio.

Proptech

Hasta hace no mucho tiempo, el sector inmobiliario era considerado como un modelo tradicional. No había muchos verticales más allá de la construcción, reforma, compraventa o alquiler. No obstante, hoy, podemos hablar de un universo que arrancó con la transformación digital y ha cristalizado en estas empresas, ha transformado completamente el sector, las Proptech.

Y aunque las operaciones tradicionales siguen presentes, a ellas se han adherido nuevos modelos de negocio, nuevas relaciones entre particulares y marcas, y nuevas tecnologías.

Como ejemplo de esta transformación, hace unas décadas el crowdfunding inmobiliario habría sido considerado algo impensable, en cambio hoy es una realidad que más de 200 startups activas en este sector llevan a cabo.

Por supuesto, bajo este nuevo paradigma, cobran especial importancia las empresas proveedoras de servicios o tecnologías capaces de aportar a sus clientes las soluciones necesarias para dar resupuesta a estas necesidades.

Como podemos ver a través de estos ejemplos, este entorno dinámico, digital y en plena transformación es el caldo de cultivo perfecto para que las empresas den el salto a las nuevas tecnologías, a través de las cuales puedan añadir valor o incluso transformar completamente su modelo de negocio y sean capaces de llegar al nuevo cliente digital que está presente en el mercado.