Debido a cambios normativos y los avances tecnológicos en materia de digitalización, el sector financiero y de crédito ha experimentado un cambio en la forma de hacer llegar sus productos al mercado.

¿Qué legislación aplica a estos sectores y cómo afecta a la operativa de negocio?

Te lo contamos a continuación:

Regulación del crédito al consumo

La Ley 16/2011 de contratos de crédito al consumo regula los contratos de crédito con garantía personal (ya sea bancario o privado), los mini préstamos de 200 euros o más y todo crédito con garantía no hipotecaria no destinado a la adquisición de la vivienda. En resumen, regula los contratos de préstamos destinados a financiar las necesidades de los hogares españoles.

A nivel europeo, la provisión de estos servicios se regula por la Directiva relativa a los contratos de crédito al consumo, donde se imponen una serie de requisitos enfocados a aportar una mayor transparencia en el proceso de contratación.

Nuevas tecnologías y nuevas necesidades

Estamos viviendo la eclosión del fenómeno Fintech. Contamos con nuevos actores, entidades que ofrecen servicios financieros de manera innovadora y la introducción de nuevas tecnologías para mejorar la provisión de estos servicios.

Y esta introducción de nuevas tecnologías supone un reto y a la vez ofrece nuevas oportunidades para las entidades financieras, ya que la tecnología permite simplificar y optimizar la relación con nuestros clientes y mejorar la experiencia del cliente en todas las fases de la contratación de un préstamo.

En el caso de la identificación hemos visto cómo el reglamento de Identificación Digital y Firma Electrónica de ámbito europeo (eIDAS) crea un marco común de identidad digital. Este reglamento es un normativa única y estandarizada que se aplica en todos los Estados miembros de la Unión Europea y, como hemos comentado con anterioridad, ofrece un marco jurídico para la identificación electrónica y también para los servicios de confianza.

Los servicios de confianza son servicios prestados de forma electrónica, habitualmente a cambio de una remuneración. Consisten en:

  • La creación, verificación y validación de firmas electrónicas, sellos electrónicos o sellos de tiempo electrónicos, servicios de entrega electrónica certificada y certificados relativos a estos servicios.
  • La creación, verificación y validación de certificados para la autenticación de sitios web.
  • La preservación de firmas, sellos o certificados electrónicos relativos a estos servicios

Aquí entraría la concesión del préstamo propiamente, que se concreta con la firma digital de un contrato, validada por un prestador de servicios de confianza como es DIGITEL TS.

Ventajas de la firma electrónica en la contratación de créditos

Los bancos, los organismos de crédito y las instituciones financieras gestionan una gran cantidad de documentos antes, durante y tras conceder un crédito.

La necesidad de centralizar de manera eficaz todos estos documentos es a menudo incompatible con el uso del papel, que genera altos costes y retrasa los procesos.

La firma digital es la clave para operar en un entorno seguro y confiable porque ofrece el soporte para la autenticación e integridad de los datos, así como para el no repudio, además de conceder validez legal y jurídica al proceso, ahorrar en costes y mejorar la eficiencia de manera considerable. En definitiva, para ganar en seguridad, rapidez y facilidad del proceso.

  • Facilita la decisión de compra, al acelerar el proceso de financiación.
  • Permite la solicitud, contratación y firma de préstamos de forma online sin necesidad de desplazarse.
  • Una vez concedida, la operación entera se puede firmar y formalizar en pocos minutos.
  • Aporta la seguridad jurídica de un tercero de confianza, entidad especializada en generar y custodiar documentos electrónicos con plena seguridad jurídica.
  • Se trata de servicios de contratación electrónica certificada, que confieren las máximas garantías legales para todos los trámites electrónicos.