¿En qué consiste la notificación electrónica?

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Si te paras a pensarlo, es impresionante la cantidad de acciones que se pueden realizar desde un mismo dispositivo. Gracias a los ordenadores y smartphones, los hábitos de comunicación y consumo han cambiado por completo en muy poco tiempo. Incluso las Administraciones Públicas han decidido modernizarse utilizando el sistema de notificación electrónica.

¿Qué es la notificación electrónica?

Tal vez pienses que se trate de una notificación que se produce de forma telemática, y sí, pero no se trata de cualquier tipo de notificación. Las notificaciones electrónicas son notificaciones oficiales que tienen una consecuencia jurídica. Para recibirlas, es imprescindible entrar en una plataforma específica y firmar el recibimiento de dicha notificación con un certificado o firma electrónicos.

Gracias a Ley 39/2015, del 1 de octubre, hay una protección de los datos y de las notificaciones que ejercen las distintas administraciones.

Esta ley no sólo sirve para las Administraciones Públicas, también es efectiva para empresas privadas. De este modo, las empresas pueden emitir notificaciones relacionadas con sus servicios, contratos, y advertencias con total seguridad y respaldadas jurídicamente.

Dicho de otro modo, cada notificación electrónica emitida cuenta con una validez legal, y un acuse de recibo que protege a la empresa y garantiza el funcionamiento adecuado de la misma.

¿Qué ventajas tiene la notificación electrónica?

Este tipo de notificaciones cuentan con grandes ventajas para las empresas privadas:

  • Contacto directo con el receptor. Las notificaciones tradicionales requieren de papeleo, e involucran a terceros organismos como la oficina de correos. En cambio, la notificación telemática permite un contacto directo con las personas y organismos notificados.

 

  • Ahorro en los gastos de mensajería. Otro de los beneficios de sustituir las notificaciones en papel es el ahorro a nivel económico, que, aunque parezca poco, puede llegar a ser significativo a lo largo del año.

 

  • Mayor control sobre las notificaciones emitidas. Al ser la empresa la que emite la notificación electrónica tiene la posibilidad de monitorizar de forma directa el estado de la notificación. Como por ejemplo, si ha sido leída o recibida.

 

  • Mayor control sobre las notificaciones recibidas. Las empresas no sólo emiten notificaciones a sus clientes, sino que también reciben notificaciones de la Administración Pública. Cuando se reciben de forma electrónica es mucho más fácil evitar posibles sanciones, ya que no se traspapelan tan fácilmente como las notificaciones en papel.

El proceso de llegada de una notificación electrónica

Debido a que estas notificaciones llegan a una plataforma electrónica establecida, es imprescindible el uso de advertencias para que el receptor conozca la llegada de dicha notificación.

Para ello, se pueden utilizar medios como el correo electrónico, SMS, e incluso mensajería instantánea siempre y cuando estén certificados. Al estarlo, la empresa queda protegida por la ley, ya que es una puesta de conocimiento al receptor de que tiene una notificación electrónica. Por otro lado, en cuanto se emite un mensaje certificado, comienza el cómputo de los plazos para que el interesado pueda actuar en consecuencia.

En Digitel TS contamos con un servicio de evidencias electrónicas certificadas para que las empresas puedan hacer uso  del correo electrónico, SMS, mensajes de voz, chatbots y aplicaciones de mensajería instantánea para emitir comunicaciones que tengan validez jurídica.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

Artículos Relacionados

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Ir al contenido Click to listen highlighted text!