La evolución de tecnología es tan rápida que, muchas veces, los avances técnicos superan el ritmo al que se mueve el ciudadano, el legislador y la administración. Las indudables ventajas que se derivan de la innovación pueden verse limitadas por una regulación jurídica que no ha tenido tiempo de ponerse las pilas.